Comenzamos con una nueva serie de artículos en la que elegiremos un modelo concreto para hablar un poco de su historia y especificaciones técnicas. La elección la realizaremos entre los muchos modelos que componen nuestra colección de coches a escala, y las fotografías serán sacadas de nuestros coches a escala. El modelo elegido para esta semana es el Sunbeam Alpine.

El Sunbeam Alpine nació como un coche pensado para competición a petición del dueño de un concesionario

El Sunbeam Alpine es un típico roadster inglés que empezó a producirse en 1953, y que durante varias series terminó su producción en 1968, aunque hasta 1975 se produjo una versión cerrada (coupe) denominada “Fastaback”.

En un principio el Sunbeam Alpine era conocido como Talbot Alpine, pues el Grupo Rootes era la dueña, tanto de Talbot como de Sunbeam, y el Alpine fue el primer coche fabricado en colaboración entre ambas marcas. El Sunbeam Alpine utilizaba el chasis del Sunbeam-Talbot 90 y su desarrollo nació en un principio como coche de rallyes bajo el proyecto personal de George Hartnell, dueño del concesionario oficial de Talbot-Sunbeam en Bournemouth. Los primeros Sunbeam-Talbot Alpine de competición fueron pilotados por pilotos de la talla de Sir Stirling Moss.

sunbeam alpine

El Sunbeam Alpine MKI Sport Roadster estaba basado en el Talbot-Sunbeam 90. Era básicamente la versión descapotable de este, con un motor de 2,2 litros y 100 c.v. de potencia

El motor que equipaba la primera serie, que recordemos no era más que un Talbot Sunbeam 90 descapotable, era un motor de 4 cilindros y 2.267cc con escapes gemelos y doble carburador Solex que erogaba una potencia de 100 c.v.

La primera serie era un coche totalmente artesanal, solo se produjeron unas 200 unidades

La primera serie del Sunbeam Alpine se fabricaba íntegramente a mano por el carrocero Thrupp & Maberly entre 1953 y 1955, y se estima que apenas se construyeron 200 unidades. Entre una de muchas de sus curiosidades, una unidad de este raro modelo aparece en la película de Alfred Hitchcock “Atrapa a un Ladrón” de 1955, protagonizada por Cary Grant y Grace Kelly.

Pero centrémonos en el resto de series de este icónico roadster inglés, pues fueron a partir de su reinterpretación como un modelo más asequible, cuando conoció su éxito.

sunbeam alpine

El Sunbeam Alpine MKII era un roadster para la clase media, aunque era un vehículo diseñado con la mente puesta en EEUU, de hecho allí se comercializó con un V8 Ford bajo el capó y el nombre de Sunbeam Tiger

El nuevo Sunbeam Alpine se basaba en el Hillman Minx, una berlina básica producida por el Grupo Rootes. El hecho de escoger esta base para el nuevo Sunbeam Alpine era ya una pista de qué tipo de coche quería proponer el Grupo Rootes. El anterior modelo, era un modelo artesanal, fabricada a mano, con un potente motor de 2,2 litros y 100 c.v. de potencia, dirigido a un tipo de público con alto nivel adquisitivo, en cambio el nuevo Sunbeam Alpine buscaba ser un deportivo asequible para la clase media.

Pero el Sunbeam Alpine fue un coche desarrollado con la mente puesta en los Estados Unidos. En este mercado este tipo de coches tenían una fuerte demanda y Sunbeam quería copiar los éxitos que estaba cosechando su rival MG en aquel mercado con sus roadsters. Por ello el Grupo Rootes fichó al ingeniero encargado del desarrollo del Ford Thunderbird (Kenneth Howes), de ahí que el Sunbeam Alpine tenga ciertos rasgos del Thunderbird.  Tras varios prototipos el coche entró en producción en 1959 como Sunbeam Alpine MKI.

sunbeam alpine

Lo más característico de su diseño es su trasera con esas aletas que dan cobijo a los pilotos traseros. SIn duda era el roadster más original de la época. En la foto un MKI algo midificado, pues el techo duro no se ofertó hasta 1962, y el interior posee unos backets no originales

La primera versión de este nuevo alpine utilizaba un popurrí de piezas de varios modelos fabricados por Rootes. Utilizaba el bastidor modificado del Hillman Husky, que entre sus modificaciones estaban el montaje de frenos de disco en las cuatro ruedas y suspensión delantera independiente con muelles helicoidales. El motor utilizado era un 1.494cc diseñado por Raymond Loewy (un conocídisimo ingeniero industrial, que poseía una consultora denominada Loewy Studios) con doble carburador Solex que erogaba unos 65 c.v. de potencia.

Como curiosidad, en 1961 compitió en las 24 horas de Le Mans con una versión cerrada. En aquella carrera, dicho Alpine Coupe acabó en 16 posición general y ganó el primer puesto por índice de prestaciones. Aquel éxito hizo que Rootes encargara a la empresa encargada de hacer la modificación para convertir en coupe el Sunbeam Alpine realizar una serie corta de este coche, un coche que es conocido como Harrington Le Mans, con motivo de la empresa carrocera que se encargaba de su fabricación.

sunbeam alpine

En la foto el Sunbeam Harrington GT que participó en las 24 horas de Le Mans en 1961 quedando en 16º lugar de la general

Apenas un año después de su puesta en comercialización llega la primera actualización del Sunbeam Alpine, denominada como MKII. Esta versión mantenía intacto el diseño del MKI, y sus principales cambios venían de la mano del motor. El muy buen chasis diseñado para este coche pedía un motor con más potencia y mejor entrega de prestaciones, por ello en apenas un año se tomó la decisión de mejorarlo.

El Sunebam Alpine MKII empleaba un motor 1.592cc con un carburador Solex que erogaba 82 c.v. de potencia que permtía al Sunbeam Alpine alcanzar una velocidad máxima de 160 km/h y realizar el 0-100 km/h en 13,6 segundos. En esta serie, se empezó a ofrecer un techo duro realizado en fibra de vidrio y cambio manual de 5 marchas que mejoraba de forma considerable las prestaciones de este coche.

sunbeam alpine

En las fotos el Sunbeam Tiger con motor Ford V8 que cosechó un gran éxito en el mercado estadounidense

La versión MKII se fabricó durante tres años hasta 1963, siendo reemplazada por la serie III (MKIII) del Sunbeam Alpine. A partir de esta generación se ofrecían dos motorizaciones. Ambas motorizaciones se basaban en el mismo bloque de 1.592cc estrenado en el MKII, siendo el de 82 c.v. el más potente, y el otro con 65, la versión de acceso.

La MKIII mantenía en opción equipar un techo rígido de fibra de vidrio, desmontable. En cuanto a diseño, variaba poco con respecto al MKI y MKII, pues mantenía sus rasgos estilizados, especialmente la espectacular trasera con esas aletas en cada lado que terminaban con los pilotos traseros. El Sunbeam Alpine MKIII se fabricó entre 1963 y 1964, apenas un año.

A finales de 1964, el Sunbeam Alpine se renueva. En cuanto a diseño, pierde las dos reconocibles aletas traseras, teniendo ahora la trasera un diseño muy parecido al del MG Roadster, su principal rival. En cuanto a las opciones de motores, se pierde la opción menos potente, estando solo disponible, de nuevo, el 1.592cc de 82 c.v. alimentado por un solo carburador Solex.

sunbeam alpine

El Sunbeam Alpine MKIV pierde el rasgo más característico de su diseño, las aletas traseras, teniendo ahora un diseño más simple, similar al de su gran rival el MG roadster

Una de las principales novedades, en esta nueva versión, es la opción a poder equipar una transmisión automática, aunque no fue muy demandada.

Pero las principales novedades llegaron con la Sunbeam Alpine MKV, pues fue en esta última edición donde mayores cambios recibió este mítico roadster inglés. Para empezar el motor se renovaba por completo, siendo ahora un 4 cilindros de 1.725cc sobrealimentado por 2 carburadores Zenith-Stromberg que elevaba la potencia del Sunbeam Alpine hasta los 100 c.v.

Durante toda su vida comercial se produjeron unas 57.000 unidades, siendo un vehículo de gran éxito comercial para el Grupo Rootes, que para la década de los 60 pertenecía ya al Grupo Chrysler.

Una de las grandes curiosidades del Sunbeam Alpine, era que paralelamente se comercializaba, especialmente para el mercado americano, el Sunbeam Tiger, que no era más que el Sunbeam Alpine con motor V8 Ford. Este modelo, dejó de comercializarse en 1967 cuando el Grupo Chrysler se hizo con el Grupo Rootes.

sunbeam alpine

El Sunbeam Alpine MKI pilotado por Sir Stirling Moss en la Coupe Des Alpes, la cual ganó en cuatro ocasiones, de ahí, que el modelo se llamase Sunbeam Alpine

En competición, el Sunbeam Alpine tuvo bastante éxito, a pesar de las reticencias de la familia Rootes en introducir su marca en la competición, los equipos privados cuando decidieron utilizar sus coches para competir no fallaron. El mayor de sus éxitos son, sin duda, las 24 horas de Le Mans de 1961, donde quedó el 16º en la general, siendo ganador ese año del Índice Térmico de Eficiencia, que viene a ser como el campeón de su clase.  En la década de los 50, el Sunbeam Alpine MKI consiguió alzarse con 4 copas de los Alpes, una Copa de Oro y una Copa de las Damas con pilotos de la talla de Sir Stirling Moss y Sheila Van Damm.

Ahora centrémonos en las opciones que tenéis de incorporar este coche a escala en vuestras colecciones

Las versiones de calle son fáciles de conseguir y las podrás encontrar de varios precios y calidades. La que os mostramos en las fotos, que son de nuestra colección personal, es un Sunbeam Alpine de 1964, es decir un MKIII, pues aun mantiene sus distinguidas aletas traseras, y es de la marca Spark.

Esta miniatura está fabricada en resina y tiene un excelente nivel de terminación y detalles, de ahí su precio. La podrás encontrar, a día de hoy, en cualquier tienda de modelismo online, o ebay por unos 55€ más el envío.

La miniatura más conseguida y mejor terminada es la de Spark, y se puede conseguir por unos 55€

Pero si este modelo es un modelo por el que no quieres desembolsar una cantidad importante de dinero tienes otras opciones más asequibles. Podrás encontrar un Sunbeam Alpine MKII de la firma británica Corgi por unos 35€ y un Sunbeam Alpine MKII de 1963 de la colección “James Bond” referente al coche utilizado por el agente secreto en la película “007 y el Dr NO” por unos 20€.

sunbeam alpine

El modelo más asequible que puedes comprar es este de la marca Corgi por unos 35€, aunque el nivel de detalles no es tan bueno como el de Spark, entra dentro de lo aceptable

También tienes otras opciones por un precio similar al de Corgi de la marca Vanguards, por unos 35€, aunque el nivel de detalles y terminación no es muy allá, al igual que el de Corgi.

sunbeam alpine

En cuanto a modelos de competición hay más variedad, aunque de fabricantes de gama alta como Spark. Por ejemplo este ejemplar que compitió en Le Mans en 1962 lo puedes encontrar por unos 60€. Foto procedente de CK-Modelcars.com

Si quieres buscar los modelos de competición, solo tendrás miniaturas decentes de la marca Spark por unos 60€, pudiendo encontrar las versiones que participaron en Le Mans y el Rally de Montecarlo de 1960.

No hay opciones a escala 1:18 del Sunbeam Alpine

Por desgracia, para los coleccionistas de coches a escala 1:18 no tenemos opciones para incorporar el Sunbeam Alpine en ninguna de sus versiones, pues no lo ha realizado ningún fabricante.

 

 

 

 

 

Compartir Publicación =)
Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone