Está claro que 2016 y 2017 están siendo años claves para la resurrección de una de las marcas más emblemáticas de la historia del automóvil como Alfa Romeo, y por ello queremos comenzar nuestra andadura con una serie de reportajes sobre la historia de esta mítica marca, que nunca mereció los designios que ha estado tomando en los últimos años.

Espero que esta sección sea de vuestro agrado y sirva para aprender un poco más de este apasionante mundo. ¡Comenzamos!

Para comenzar a entender la historia de Alfa Romeo nos tenemos que trasladar al año 1906, cuando se fundó en Nápoles la concesión italiana de automóviles Darracq. Darracq, fundada en Francia en 1896 por Alexandre Darracq, fue uno de los primeros fabricantes de automóviles del mundo.

Los automóviles fabricados por Darracq tenían innovaciones técnicas muy peculiares para la época. Por ejemplo los motores de sus coches eran tanto eléctricos como de gasolina con cilindros rotativos.

La historia de Alfa Romeo comienza con los automóviles “Darracq”

El éxito de Darracq fue tal, que en poco tiempo empezó a abrir filiales o concesiones por los distintos países de Europa: Gran Bretaña en 1905, en Italia en 1906, España en 1907 y en Alemania a través de Adam Opel.

La sede italiana de Darracq se constituyó mediante capital procedente de socios ingleses de Darracq e inversores italianos, con el objetivo de fabricar los automóviles de Darracq para el mercado italiano. Aunque la empresa, denominada SIAD (Sociedad Italiana de Aitomóviles Darracq) formalizó su sede en Nápoles, la fábrica se instaló en Portello, una localidad muy cerca de Milán.

SIAD-Darracq 8/10 HP de 1908

SIAD-Darracq 8/10 HP de 1908

A pesar del éxito que supusieron los automóviles Darracq en gran parte de Europa, el producto vendido en Italia fue un fracaso absoluto, y en 1909 la SIAD estaba en graves problemas económicos. Así pues, Ugo Stella (uno de los directivos de SIAD) propone crear una nueva sociedad partiendo de la liquidación de SIAD. La nueva sociedad se apropiaría de los activos fijos de la compañía (Fábrica, componentes, maquinaria…) y el resto se liquidaría para cumplir con los acreedores.

De la SIAD nace la Anónima Lombarda Fabbrica Automobili (ALFA)

La idea fue bien recibida por los inversores, y en 1910 es el propio Ugo Stella el que compra las acciones de SIAD y se crea la Anonima Lombarda Fabbrica Automobili, ALFA. La sede se trasladó a Portello (Milán) donde se encontraba la fábrica de SIAD.

Rápidamente se puso en funcionamiento la nueva sociedad y Ugo Stella fichaba al ingeniero técnico de FIAT, Giuseppe Merosi, que rápidamente se puso a trabajar en el nuevo modelo de la nueva compañía ALFA, el ALFA 24 HP.

ALFA 24 HP

ALFA 24 HP

El ALFA 24 HP diseñado por Giuseppe Merosi montaba un motor de 4 cilindros y 4 litros de cilindrada que alcanzaba una velocidad máxima de 100 km/h. Este modelo llevaba consigo una serie de innovaciones únicas en la época: motor monobloque y transmisión de cardán único que conseguía una excelente aceleración. Además la construcción de sus piezas mecánicas era exquisita y se construyeron 300 unidades.

El 24 HP fue el primer modelo de éxito de ALFA

El éxito del 24 HP fue absoluto y en aquella época estaban muy de moda las competiciones automovilísticas, ya que era el escaparate perfecto para que los fabricantes mostraran las bondades e innovaciones técnicas de sus productos. Por ello Giuseppe Merosi crea en 1911 el Alfa 15 HP Corsa con una potencia de 45 c.v. No era más que un 24 HP con mejoras y consigue buenos resultados en la Targa Florio.

ALFA 15 HP Corsa

ALFA 15 HP Corsa

Pero el auténtico primer deportivo de ALFA nace en 1913, el ALFA 40/60 HP (construido entre 1913 y 1922, ya que se interrumpe si producción por la Primera Guerra Mundial) con motor de 4 cilindros con doble bloque en fundición de hierro con culata integrada y válvulas en cabeza con doble árbol de levas.

ALFA 40/60 HP

ALFA 40/60 HP

Este modelo es una auténtica bomba en competición, quedando en primera posición de su categoría (segundo absoluto) en la Parma-Poggio de Berceto con Franchini de piloto. Más tarde en 1920 y 1921 ganaría los GP de Mugello con Giuseppe Campari de piloto. De este modelo es muy conocida y famosa la versión aerodinámica de torpedo carrozado por Castagna para Conde Ricotti.

La leyenda de ALFA comienza con el gran 40/60 HP

En 1914 sobre la base del 15 HP Corsa, que recordemos no era más que un 24 HP con mejoras, se le realizan mejoras y sale al mercado el 15-20 HP y un modelo más básico, de acceso por así decirlo y basado en el 24 HP, denominado 12 HP.

ALFA 12 HP

ALFA 12 HP

Y hasta aquí llegó la primera etapa de éxito de ALFA. Como todos sabemos en 1914 comenzó el primer gran conflicto que zarandeó al mundo entero, la Primera Guerra Mundial y la mayoría de empresas industriales de los países implicados tuvieron que derivar su producción hacia los productos bélicos (armamento en esta primera guerra mundial sobre todo).

Así pues hacia 1914 ALFA entraba en una crisis económica irreversible. Los pedidos realizados por el gobierno italiano son cancelados. ALFA entra en bancarrota y es adquirida por la Banca Italiana di Sconto (BIS) para proceder a su liquidación.

La Gran Guerra frena el crecimiento de ALFA y la hunde económicamente

He aquí cuando surge la figura del empresario napolitano Nicola Romeo. Un empresario que era el dueño de la empresa Nicola Romeo & Co. y que tenía financiación directa del BIS. La fábrica de Nicola estaba cerca de Portello (Milán) y en 1915 recibe el encargo oficial del gobierno italiano para la fabricación de de material de guerra. Como las instalaciones de Nicola se quedaron pequeñas, y la cercanía de su fábrica con la de Alfa, Nicola se hizo con lo que quedaba de ALFA con ayuda del BIS.

En 1918, la Nicola Romeo & Co había crecido tanto industrial y económicamente que decide convertir la compañía en una Società Per Azioni (Sociedad Anónima de cotización abierta) y que operaría con el nombre oficial de Alfa Romeo.

Nicola Romeo & Co crece y el nombre comercial de la marca pasa a ser el de Alfa Romeo

La Nicola Romeo & Co. se había especializado en el sector ferroviario, donde mandó a trabajar al director técnico de la extinta ALFA, Giuseppe Merosi. Este comenzó a trabajar de nuevo sobre los modelos y los motores de 1914 cuando la producción de automóviles ALFA se detuvo. La nueva compañía tenía claro que los éxitos deportivos serían los que volverían a dar fama a la nueva Alfa Romeo.

Por ello, Giuseppe Merosi, sobre la base de los 40/60 HP creó los Alfa Romeo Grand Prix con un motor realmente innovador. Un 4 cilindros de 4,5 litros de cilindrada y doble encendido denominado Twin Spark. Con Campari de piloto dominan el Gran Premio Gentlemen de Brescia de 1921 hasta que el piloto es obligado a parar por una fuga de agua en el radiador. Además, como hemos comentado anteriormente, en 1920 y 1921 consiguió dominar el Grand Prix de Mugello y ser segundo de categoría en la Parma-Poggio de Berceto.

Los éxitos deportivos eran fundamentales para dar caché a Alfa Romeo

Y, ¿cómo la nueva Alfa Romeo puso tanto ímpetu en la competición? a través de la Scuderia Ferrari dirigida por un tal Enzo Ferrari (¿os suena de algo?) que hasta 1932 no sería la escudería oficial de Alfa Romeo. También ayudó la llegada del ingeniero procedente de FIAT, Vittorio Jano, creador de los existosos modelos de competicion Alfa Romeo P2 y P3 (este ya de los años 30).

Alfa Romeo P2

Alfa Romeo P2

Con el P2 se consiguieron importantes victorias que darían a Alfa Romeo la fama de los coches más rápidos y bonitos de Europa. El P2 venció en su debut oficial las 200 millas de Cremona con una velocidad media de 158 km/h. Con el P2 en 1925 se logró el Campeonato del Mundo de Grandes Premios.

A nivel de modelos de calle, el primer Alfa Romeo sería el Torpedo 20-20 HP de 1920 fabricado con los componentes existentes de la antigua ALFA.

Alfa Romeo Torpedo 20-20 HP

Alfa Romeo Torpedo 20-20 HP

Pero el éxito de los modelos de calle de Alfa Romeo llegaba con la serie denominada RL. Estas siglas aparecieron en 1920 para denominar al prototipo que preparaba Merosi para la comeptición para poder correr en la nueva Fórmula Internacional de 3 litros. Este prototipo tenía un motor revolucionario de 3 litros de cilindrada, 6 cilindros con válvulas en cabeza que se accionaban por medio de balancines, culata desmontable alimentada por dos carburadores y un engrase por cárter seco.

Las series RL fueron un éxito y dieron fama mundial a Alfa Romeo

Las grandes prestaciones y la impresionante fiabilidad mostrada por estos motores llevaron a Alfa Romeo a lanzar una serie de vehículos de calle basados en esta arquitectura mecánica. Y así llegaron al mercado los RL Normal, RL Turismo, RL Sport y RL SuperSport. En sus 10 años de producción se fabricaron hasta 9 series, cada una más mejorada y sofisticada que la anterior y se llegaron a vender más de 12.000 unidades, lo que fue un llamativo éxito.

Alfa Romeo RL Torpedo SuperSport carrozado por Castagna

Alfa Romeo RL Torpedo SuperSport carrozado por Castagna

Pero los años 20 en Europa fueron difíciles. El fin de la Primera Guerra Mundial acabó con un injusto Tratado de Versalles que provocó una gran inestabilidad en Europa que acabó dando lugar a la Segunda Guerra Mundial. Alemania se veía obligada a pagar una impresionante deuda que ahogaba al país y a sus ciudadanos y toda esa convulsión política, económica y social se trasladó al resto de países europeos dando lugar en muchos de ellos al resurgimiento de las ideas fascistas, especialmente en Italia y Alemania por medio de Benito Mussolini y Adolf Hitler.

Alfa Romeo RL Farré Coupé de Ville

Alfa Romeo RL Farré Coupé de Ville

Esta inestabilidad sumada a la ineficacia de los dirigentes de Alfa Romeo para rentabilizar su buena imagen deportiva y de producto llevó a la Alfa Romeo de nuevo a la bancarrota. El gobierno italiano en 1920 creó la Banca Nazionale di Credito en sustitución del BIS y como el BIS era accionista de Alfa Romeo, la BNC tomó las riendas de Alfa Romeo, apartando de la dirección al propio Nicola Romeo.

Alfa Romeo RL Targa Florio para competición

Alfa Romeo RL Targa Florio para competición

A pesar de que la BNC tomara el control de la compañía, Alfa Romeo crecía por encima de sus posibilidades, ya que además de fabricar automóviles, se metió en el mundo de la aviación y los bienes industriales sin tener un plan estratégico claro. Ello conllevó que en 1933 Alfa Romeo fuese nacionalizada por el Instituto de la Reconstrucción Industrial, colocando a Ugo Gobbato como director de la compañía.

Alfa Romeo estuvo inmersa en problemas económicos hasta su nacionalización

Durante los primeros años de esta nueva dirección, Alfa Romeo sentaba las bases de su crecimiento sobre un plan estratégico claro. Produciría automóviles, motores de aviación y camiones. De hecho durante estos primeros años la compañía logró crecer y tener resultados económicos positivos, pero la sombra de la Segunda Guerra Mundial acechaba y de nuevo un conflicto a nivel mundial desbarataba los planes de crecimiento de Alfa Romeo.

El dictador italiano, Benito Mussolini, necesitaba músculo industrial para armar a Italia frente al conflicto que se avecinaba y el control de Alfa Romeo fue trasladado a los militares. La fábrica crecería en empleados aumentando el músculo industrial de Alfa Romeo y se abriría la fábrica de Nápoles.

La Segunda Guerra Mundial frena el crecimiento de Alfa Romeo

Llegada la guerra Alfa Romeo sufría las consecuencias. Sus fabricas eran bombardeadas continuamente, Vittorio Jano dejaba la compañía al ver el conflicto que se avecinaba, y el director Ugo Gobbato fue asesinado en plena calle tras ser acusado por los ciudadanos de colaborar con el régimen de Mussolini (aunque la justicia lo absolvió en hasta 5 ocasiones de ello), siendo sustituido por el español Wilfredo Ricart, que posteriormente creó Pegaso en Barcelona (¿os suena?).

Fábrica de Portello tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial

Fábrica de Portello tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial

Aun así, la década de 1930 a 1940 es considerada en la historia de Alfa Romeo como la “Edad de Oro”. En el aspecto deportivo seguían creciendo y consiguiendo importantes victorias, sobre todo cuando se integró definitivamente la Scuderia Ferrari como escudería oficial de Alfa Romeo. El debut del P3 pilotado por Tazio Nuvolari fue espectacular, derrotando al Maserati de 16 cilindros en el Grand Prix de Italia. Por otro lado también se crearon las versiones Alfa Romeo 6c 2300B y Alfa Romeo 8c 2900B para comeptir en la categoría de turismos. Este modelo llegó a competir en las 24 horas de Le Mans siendo ganadores absolutos entre 1931 y 1934, y la Mille Miglia que ganó en varias ocasiones, lo que motivo a que el modelo carrozado en aluminio por Carrozzeria Touring se ofreciese a los clientes.

Las series 6c y 8c eran símbolos de distinción y lujo

En cuanto a los modelos de calle fueron exitosas la serie 6c y la 8c. Eran modelos dirigidos a un público exquisito, de lujo. Tal calidad y exclusividad tenían estas series que la mayoría de ellos se mandaban con el chasis desnudo para que fueran carrozados en exclusiva por los grandes carroceros de la época: Zagato, Pininfarina, Touring Superleggera, Bertone, James Young…

Alfa Romeo 6c 2300 de 1937

Alfa Romeo 6c 2300 de 1937

Alfa Romeo era una marca con un enfoque de lujo. Vendía exclusividad, prestaciones, deportividad, clase y distinción. Por ello seguía manteniendo una fabricación artesanal en sus automóviles. No buscaba producir grandes cantidades y por ello no evolucionaba sus fábricas a las nuevas tecnologías de fabricación en serie ideadas por Henry Ford.

Alfa Romeo 8c 2900B Berlinetta carrozado por Touring Superleggera de 1938

Alfa Romeo 8c 2900B Berlinetta carrozado por Touring Superleggera de 1938

Y hasta aquí el primer capítulo de la historia de Alfa Romeo. Como podéis ver, seguro que hay detalles que nos hemos dejado atrás, pero contar todos los detalles de una historia como esta puede resultar un poco cansado y tedioso de contar. Por ello os invito a que comentéis aspectos que se nos hayan podido pasar y creáis que son importantes, y así poder aprender un poco más de historias del automóvil tan apasionantes como esta.

Alfa Romeo 6c 2500 SS Pininfarina Spider de 1940

Alfa Romeo 6c 2500 SS Pininfarina Spider de 1940

Como colofón final a esta primera parte os dejo la infografía correspondiente a esta primera parte de la historia de Alfa Romeo:

Compartir Publicación =)
Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone