El GP de Mónaco nos trajo la tercera victoria de la temporada de Vettel, el cabreo de Kimi y una carrera sin ningún aliciente.

Vettel celebrando la victoria, Kimi más Iceman que nunca

De todos es conocido que en Mónaco es prácticamente imposible adelantar. Pero este año se han llevado ya la palma. La poca “emoción” se vivió cuando llegaron las paradas y la respiración se nos cortó al ver a Wherlein volcado contra el muro. Pero entremos un poco en detalles.

Mientras los coches daban su vuelta de instalación, Jenson Button
recibía un simpático mensaje de Fernando Alonso, que le deseaba toda
la suerte a su antiguo compañero. Como ya sabemos, el asturiano
sacrificó la carrera por el intento de asalto al óvalo e instó a Button, entre
bromas, a que le cuidara el coche, a lo que el inglés respondió en broma
¨voy a mearme en tu asiento”. La risa que se escuchó a Fernando por la
radio fue la nuestra cuando lo escuchamos.

Kimi al frente de la carrera en los primeros metros

Y se apagó el semáforo. Kimi partía desde la pole con Vettel en segunda posición seguido por el Mercedes de Bottas. Por detrás en duodécima posición arrancaba Lewis Hamilton. La salida fue muy limpia y todos los pilotos se
respetaron. No hubo ningún adelantamiento en pista, ni siquiera los
habituales intentos de los pilotos a la salida del túnel, por lo que tuvimos
que esperar a las paradas.

Verstappen, que era incapaz de adelantar a Bottas en pista fue el primero en entrar. En Mercedes ni se lo pensaron y, ante el riesgo de Undercut, copiaron la estrategia metiendo a Valtteri en boxes y solucionando la papeleta. Verstappen soñaría esa noche con el alerón trasero de Mercedes. Max se llevaría un enfado inmenso por radio al saber que Ricciardo, con una estrategia diferente, había conseguido adelantarle a él y a Bottas con una estrategia completamente diferente.

Verstappen fue incapaz de superar a Bottas ni en carrera ni boxes

En Ferrari el primero que paró fue Raikkonen, dejándole pista libre a su compañero Sebastian Vettel. Marcando vuelta rápida tras vuelta rápida, el alemán se dispuso a hacer su parada, saliendo delante de Kimi, cuya cara en el podio diría todo acerca de lo sucedido.

Seguíamos acumulando vueltas, en las que los adelantamientos o incluso los intentos de adelantamientos brillaban por su ausencia. En este punto querido lector estarás volviendo a decir aquello de, “Mónaco es imposible” o “Este año los coches son más anchos y es mucho más difícil”. Ambas afirmaciones son correctas, pero, ningún intento ni en Santa Devota ni saliendo del túnel. Así que seguimos viendo pasar las vueltas. Nuestro único entretenimiento fueron los mensajes de radio de Bottas sobre la alcantarilla de la curva 1 y los posteriores reportes de otros pilotos comentando que se estaba partiendo el asfalto, con la FOM pinchando constantemente el asfalto de la curva. Al final no pasó nada.

Accidente Wherlein y Button, ambos pilotos OK

Hasta que Button lo intentó con Wherlein con malísimas consecuencias. Al tocar la rueda trasera del Sauber contra la delantera del McLaren, Pascal levantó el monoplaza dejándolo a dos ruedas contra las protecciones y Button rompiendo la dirección de su coche prestado obligándole a abandonar. Dirección de Carrera sacaba rápidamente el Safety Car, lo que reagrupó a los coches mientras rescataban con éxito a Wherlein.

Vandoorme no consiguió mantener en temperatura los neumáticos durante el SafetyCar

Se relanzó la carrera y la falta de temperatura jugó una mala pasada a Vandoorme que se iba contra las protecciones acabando, así , con la carrera de McLaren en el principado. Esto puso fin al espejismo respecto al rendimiento real del coche que supuso la clasificación del día anterior. En estas últimas vueltas vimos intentos desesperados sin ninguna consecuencia de Max Verstappen sobre Bottas. Por detrás Sainz, el primero de los mortales, aguantaba como un jabato a un Hamilton que había recuperado 5 posiciones con su estrategia de carrera y cortando un poco la sangría de puntos que le separan de Vettel.

Vettel camino de su tercera victoria de la temporada

 

Os dejamos las declaraciones de Carlos Sainz;

Creo que ha estado muy bien. Ha sido un fin de semana perfecto, de 10, de principio a fin, sin hacer ni un solo error en los libres, en la calificación o en la carrera, haciendo las vueltas buenas en la Q1, la Q2 y la Q3 y ahora sin errores en la carrera. Es un sexto puesto. Hemos estado por delante de uno de los Mercedes, hemos aprovechado nuestras oportunidades y ahora, a disfrutarlo porque un fin de semana perfecto en Mónaco no se hace todos los días…

…Yo creo que aquí­, simplemente, hemos sido lo suficientemente rápidos para no darle opción a Hamilton ni al resto de la mitad de la parrilla, que este año está¡ súper apretada. Ganar con este margen al resto de la mitad de parrilla siempre es bonito…

…sabíamos que si conseguíamos salir bien, la sexta posición se nos ponía muy de cara y eso es lo que hemos hecho. Luego hemos abierto el hueco con el resto de la mitad de parrilla para asegurarnos de que después del pit stop salíamos delante de Hamilton. Lo hemos conseguido y sabía que Hamilton iba a venir muy rápido por detrás, pero que si mantenía la calma iba a ser muy difícil que nos adelantase y eso hemos hecho…

…salía muy por lo sucio. Sobre todo, mi hueco de salida estaba hecho un desastre y sabí­a que me iba a costar salir. Las ruedas me han patinado muchísimo y, enseguida, a la que he notado que las ruedas patinaban y no tení­a opción de atacar a los de delante, me he tirado a la derecha para asegurarme de que Checo no me pasaba.

Compartir Publicación =)
Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone